APPALOOSA GRILL: ¿La hamburguesa de tu vida? Sigue buscando



Además de vosotros, lectores, contamos en nuestras vidas con buenos amigos que viven inmersos en el mundo de la gastronomía, algunos de ellos hasta son profesionales y es por ello que, cuando nos recomendaron Appaloosa, no pudimos tardar mucho en acercarnos a probar y comprobar lo que nos dijeron, además de deleitarnos con su oferta hamburguesera. Cosa que sólo conseguimos a medias, ya que, como vais a comprobar, las burgers que encontramos no se quedaron más que en bonitas obras a la vista, pero no consiguieron llegarnos al corazón.

Pero vayamos al principio. Situado en pleno corazón financiero de Madrid, Appaloosa se encuentra muy, muy cerca de nuestra pesadilla emparedada, es decir, la peor experiencia que hemos vivido con una hamburguesa en las manos, por lo que nuestros sentidos se agudizaron nada más sentarnos en la gran terraza de la que disponen, que contrasta con un local más bien pequeñito, que intenta hacer recordar a un restaurante típico del sur de los Estados Unidos, aunque todavía le queda.

Collage Local AppaloosaCuando le echamos la vista a la carta, nos sorprende lo poco cuidada que está, con tachones a boli que, más tarde, nos explicaron que servían para "destacar" los ingredientes de algunos platos. Más allá de eso, encontramos los platos más típicos de la comida estadounidense, con patata asada, nachos, alitas, hamburguesas, tartas, etc., pudiendo elegir el tamaño de algunas de las burgers. En cuanto a precios, nos encontramos más o menos en la línea de lo que estamos acostumbrados, algo que no está mal, dado que nos encontramos en una zona más bien pudiente.

Collage Carta AppaloosaPara empezar, nos decantamos por la patata asada con bacon y queso, ya que las veces que la hemos pedido en otros locales, siempre nos ha gustado. Pero aquí recibimos un tubérculo tirando a pequeño, con una costra de queso, que le da algo de sabor y un bacon que a duras penas logra tener presencia. En conjunto, un plato soso que hará que os planteéis mucho vuestras elecciones.

Patata Asada Appaloosa

Como amantes del foie que somos, no pudimos resistir la tentación cuando vimos que una burger lo llevaba, así que nos lanzamos a por ella, pidiendo el tamaño más grande, es decir, 250 gramos. Pero encontramos una carne de nuevo sosa, muy hecha que, aunque su sabor tenía potencial, se quedaba en agua de borrajas. Cosa que también nos ocurrió con el foie, anulado totalmente por la cebolla confitada y cuyo gusto prácticamente pasaba por ahí, dejándonos muy fríos.

Hamburguesa Foie Appaloosa

A pesar de tener buena presencia, esta hamburguesa que quiere ser gourmet, se queda por el camino en una anécdota que sale muy bien en foto. Además, como os decimos, el punto de cocción estaba muy por encima de que pedimos, cosa que ya nos advirtieron: "si quieres la burger poco hecha, la tienes que pedir muy cruda", pero nosotros nos preguntamos que, si preguntan por el punto, será porque saben darle el que pedimos, ¿no?

Detalle Corte Burger Foie Appaloosa

Con la siguiente hamburguesa tenemos sentimientos encontrados. Siendo la única con tamaño descomunal, esta Appaloosa de unos muy respetables 360 gramos viene acompañada de un huevo frito, convirtiéndose, por derecho propio, en toda una burger gocha, que tanto nos gusta, pero con el inconveniente que ya hemos comentado con su predecesora, resultando un tótem de foodporn que no acaba de convencer.

Hamburguesa Appaloosa 2

Pero rompemos una lanza a su favor, el queso está muy bien fundido, cosa que agradecemos en este plato a medio camino entre hamburguesa de batalla y medio gourmet, con otro gran defecto, un bacon seco y salado que estuvimos recordando el resto del día.

Detalle Corte Burger Appaloosa

El pan juega al despiste, pareciendo a simple vista uno más, de bolsa y poco cuidado, pero que aguanta a la perfección en todo momento, está fresco y se aleja de lo que nos puede hacer pensar en un primer momento. Además, viene ligeramente tostado.

Como contrapunto tenemos unas patatas fritas muy caseras, en buena cantidad e ideales tanto para mojar en salsas como para ser disfrutadas por sí solas. Estos detalles nos demuestran que hay cuidado en cocina y que quizás sea cuestión de tiempo lo que haga falta para encontrar una carne emparedada que nos haga suspirar de placer.

Al visitar Appaloosa con una oferta de El Tenedor, no pudimos evitar pedir postre, siendo la Red Velvet de queso la elegida y resultando ser lo mejor de la experiencia. Esponjosa y muy sabrosa, presentada en una buena ración y esta vez sí, consiguiendo enamorarnos desde el primer bocado.

Tarta Red Velvet Appaloosa

En definitiva, nuestra visita a Appaloosa Grill nos dejó con ganas de más, quizás motivados por las altas expectativas, fruto de las reocmendaciones, que llevábamos o tal vez por la falta de rodaje del local. El caso es que tenemos ente nosotros unas burgres bonitas, muy bonitas, que no saben cumplir en boca lo que provocan en la mirada. Con buenos precios y un personal atento y amable, estamos seguros de que volveremos a darles una segunda oportunidad, eso sí, pasado un tiempo prudencial.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

2 BOTELLAS DE AGUA: 4 €

1 PATATA ASADA: 5 € (2.5 € CON DESCUENTO)

1 HAMBURGUESA DE FOIE (250 GRAMOS): 12.5 € (6.25 € CON DESCUENTO)

1 HAMBURGUESA APPALOOSA: 13.9 € (6.95 € CON DESCUENTO)

1 RED VELVET: 7 € (3.5 € CON DESCUENTO)

TOTAL: 42.4 € (23.2 € CON DESCUENTO)

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Calle Félix Boix, 8
28036 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario